Consume Alimentos Llenos de Vitalidad; Frescos.

Posted on Posted in Blog, Extractos

Extracto del libro “Dieta Vitalista Vol. 2; el arte de la transición

La vitalidad de nuestros alimentos, el hecho de ser alimentos frescos – llenos de vitalidad – condiciona totalmente su contenido de elementos vitales. En esta etapa nos enfocaremos en este aspecto, su importancia y las ventajas de consumir alimentos “llenos de vida”. Además enfrentaremos ciertos conflictos vitalidad-digestión que pueden generarse y cómo enfrentarlos.

Durante esta etapa logrará incrementar el consumo de alimentos llenos de vitalidad, logrando: A través del consumo de alimentos frescos y crudos, su cuerpo logra acceder a las enzimas, vitaminas, minerales y sustancias secundarias que de lo contrario se perderían. El proceso de cocción de cualquier alimento genera ciertas toxinas, algo que nos ahorraremos al consumirlos crudos. Menos toxinas, menos necesidad de desintoxicación. Nuestro cuerpo es capaz de detectar, así no lo crea, mediante el olfato, aquellas sustancias que necesita consumir.

Pero esto es válido únicamente frente a los alimentos crudos, al ser cocidos se rompen ciertos vínculos químicos que nuestro olfato no ha podido aprender a detectar durante la evolución. Por eso, es imposible que coma demasiado un alimento en estado crudo; el cuerpo lo rechazará, perderá el apetito por él. El consumo de vegetales y hierbas crudas aporta ciertas enzimas que permiten su auto-digestión (autólisis), en cierta forma estos alimentos le ahorran el trabajo de digestión a nuestro cuerpo. El proceso es sencillo y de menor duración; descanso para nuestro organismo. Este proceso de “auto-digestión” se ve reflejado en células que se dividen con el simple hecho de entrar en contacto con la saliva. Los estudios del científico suizo Paul Kouchakoff nos dan pistas sobre la inconveniencia de cocinar los alimentos a temperaturas extremadamente altas, lo que es común debido a la falta de tiempo o el hambre con el que iniciamos la preparación de alimentos.

Es difícil adentrarnos en este tema, ya que el conocimiento en esta área es incipiente, pero le recomendamos, en función a nuestra investigación, que evite cocinar los alimentos a altas temperaturas. El objetivo de esta etapa, así como su rutina de aquí en adelante, es que el 50% de los alimentos que consume sean crudos – y en el mejor de los casos, el restante 50% haya sido cocido a bajas temperaturas. Con cocidos nos referimos a todas sus variaciones; freír, hornear, al vapor, homgeneizar. Esto no debe ser un problema mientras esté en casa, ya que de aquí en adelante se asegurará de contar con suficiente cantidad de vegetales y frutas en su hogar, así como la total ausencia de pan, pastas o tortas. Sin embargo, en la gastronomía es más difícil el encontrar alimentos crudos; intente tomar una ensalada en lugar del pan o las papas fritas.

Nota: Esto puede ser una idea de negocio para usted; lograr ofrecer a su público alimentación “vitalista”.

Extracto del libro “Dieta Vitalista Vol. 2; el arte de la transición

Comments

Deja un comentario