¿Qué Significa Realmente la Desintoxicación? ¿Hay Veneno en Mi Cuerpo?

Posted on Posted in Blog, Extractos

Extracto del libro “Dieta Vitalista Vol. 2; el arte de la transición

Según el doctor Jentschura, un reconocido experto en homeopatía, las llamadas “toxinas” son principalmente sales de ácido neutralizadas durante los procesos digestivos, almacenados principalmente en los tejidos conectivos (principalmente en el tejido adiposo, generando sobrepeso) y protegidos del metabolismo a través de una barrera de agua y grasa. El cuerpo desea evitar que esas toxinas entren al sistema y en cierta forma envenenen el sistema, pero al mismo tiempo, debido al exceso de toxinas, no le es posible expulsarlas todas.

El tema que mencionamos, sobre el almacenamiento de toxinas e incluso su existencia, es polémico y su discusión está usualmente cargada de emociones. La medicina moderna lo enfrenta con mucho escepticismo – sin embargo, la única solución que ofrece es la medicina curativa, medicinas y más medicinas pero pocos consejos preventivo para evitar que una persona llegue a la enfermedad.

En algunos casos se menciona en los medios los conocidos “2 litros de agua” o las “6 a 9 porciones de frutas y vegetales al día”. Pero en ningún momento se aclara cómo deben ser cocidos estos vegetales, sí realmente deben comerse crudos y por último, ¿cuántos seres humanos tienen al alcance de su bolsillo y tiempo el lujo de comer 6 a 9 veces al día?

La dieta vitalista no tiene como objetivo poner en tela de juicio el conocimiento y la forma de trabajo de la medicina moderna, pero sí desea enfrentarle con la publicidad encubierta y lo ilógico que significa dejar la salud de su cuerpo a la suerte de químicos contenidos en pastillas y cápsulas, que usted desconoce totalmente su contenido, en lugar de confiar en su ser, lo natural, y simplemente comer mejor.

Deje las medicinas para momentos de enfermedad, para cuando realmente no hay otra alternativa. Confíe en su cuerpo, que es la máquina más perfecta, ¡pero ayúdele leyendo y aplicando la dieta vitalista!

Un ejemplo muy común en nuestra sociedad, es la respuesta de un profesional de la medicina a las causas de la enfermedad de la gota; le contará sobre la existencia de cristales de ácido úrico que se acumulan en las articulaciones y tejidos generando dolores e inflamación. Igualmente como solución, le recetará analgésicos así como le recomendará evitar el consumo de carnes, granos, alcohol e incluso tomate y tomar mucha agua. Pero la pregunta es; ¿cómo es posible que ese ácido se acumula de esa manera y en tan alta concentración? ¿No es el cuerpo humano una máquina perfecta, que encuentra soluciones a las más complejas soluciones, en caso de hambre, sed o cansancio extremo?

Nuestra respuesta es clara; el ácido úrico es un producto residual de algunos procesos como la digestión de proteínas, por ello la prohibición de consumo de carnes y granos. Una persona que llega a sufrir de esta enfermedad ha agotado, debido a los altos niveles de ácido úrico, los espacios disponibles para la acumulación de toxinas en los tejidos conectivos, ya que los órganos responsables de su expulsión (especialmente los riñones) están sobrecargados y además posee baja disponibilidad de sustancias requeridas para el proceso de expulsión (minerales básicos). El resultado final es que esta sustancia se va ubicando en los últimos espacios disponibles, las articulaciones y poco a poco se va cristalizando.
A veces 1 + 1 SI es igual a 2.

Extracto del libro “Dieta Vitalista Vol. 2; el arte de la transición

Comments

Deja un comentario